Los hurones son animales poliéstricos estacionales, es decir, rigen sus ciclos hormonales por las horas de luz y la temperatura del entorno donde habitan. Por ello, para intentar que los períodos de celo sean los más correctos, debemos mantener un buen fotoperíodo.

MACHOS

Los machos suelen entrar en celo en Diciembre/Enero, si no se les corta suelen mantenerlo durante un largo período de tiempo alargándose por lo general hasta Septiembre/Octubre.

En el caso de los machos no es estrictamente necesario cortar el celo, sólo sería conveniente si el hurón tiene celos complicados que lo hacen perder peso, sufrir de un estrés elevado, etc.

Existen tres métodos para cortar el celo a los machos:

  • Inyectar una dosis de acetato de leuprolide (conocido comúnmente como Lupron y comercializado en España como Procrim/Ginecrim).
  • Poner al hurón un implante basado en este mismo componente (Suprelorin).
  • Castrar si ya tiene la edad recomendada (nunca antes del año).

Debemos tener claro que por la realización de una monta NUNCA se le cortará el celo a nuestro hurón.

Signos del celo en machos:

  • Los testículos descienden y se vuelven más prominentes.
  • Aumento considerable del olor.
  • Marcaje del territorio con gotas de orina.
  • El pelaje y la piel se tornan de un color amarillento pudiendo llegar a anaranjado. También suele ponerse el pelo más grasiento. En hurones de color claro suele aparecer un pequeño cerco amarillo alrededor de los ojos.
  • En algunos casos pueden volverse antisociales y agresivos, aunque no es lo común.

Mostramos a continuación algunas imágenes ilustrativas:

HEMBRAS

Las hembras suelen entrar en celo entre los meses de Febrero/Marzo. Dependiendo de la zona donde vivamos y de los controles de luz y temperatura podrán entrar en celo varias veces durante la temporada de altas temperaturas, motivo por lo cual se hace importante hacer un correcto control del fotoperíodo.

Una hurona NUNCA sale del celo por sí sola, de hecho si la hurona está correctamente alimentada no podemos exceder su celo más allá de un mes. Prolongar el celo en hembras de manera excesiva produce que su cuerpo genere una cantidad muy elevada de estrógenos y pueda intoxicarse sufriendo así la llamada anemia aplásica, llegando incluso a morir.

Debido a lo comentado anteriormente, tenemos diferentes alternativas para cortar el celo en las huronas:

  • Cortar el celo con acetato de leuprolide (conocido comúnmente como Lupron y comercializado en España como Procrim/Ginecrim).
  • Poner el implante que libera la misma sustancia (Suprelorin).
  • Si nuestro veterinario no dispone de Lupron, podemos usar como alternativa el HCG. No es bueno abusar de estas hormonas porque podrían producir quistes en los ovarios.
  • Cruzar a la hembra con un macho vasectomizado, de esta forma se realizará una monta pero la hembra no quedará preñada.
  • Cruzar a la hembra con un macho. Debemos tener en cuenta que si se llega a esta decisión se debe haber meditado muy calmadamente por todas las responsabilidades que va a acarrear, para nada es rentable esta forma de cortar el celo. No es aconsejable cruzar antes del primer celo ni a una edad demasiado temprana (al menos esperar a los 11 meses).
  • Castrar a la hurona si ya tiene la edad recomendada (nunca antes del año de edad).

Signos del celo en hembras:

  • La vulva se agranda hasta alcanzar el tamaño de un garbanzo (variable en cada caso).
  • Ligero aumento del olor (mucho menos que en machos).
  • El pelaje se torna algo amarillento y puede volverse más graso.
  • Pueden volverse agresivas con otros hurones, no es lo más común.
  • Pueden variar su carácter estando más nerviosas de lo normal.

Mostramos a continuación la evolución de un celo en hembra:

Es importante saber que no todos los hurones pasan de igual forma el celo ni tienen exactamente los mismos signos. Hay hurones que pueden incluso llegar a enfermar por el desarreglo hormonal que el celo les conlleva o hurones que pasan celos tan "light" que no les afectan comportamentalmente a grandes rasgos.

En el caso de las hembras, es probable que al cortar el celo con determinados métodos sufra una pseudogestación.

Tendremos que valorar junto con nuestro veterinario si es necesario cortar o no el celo en caso del macho o qué método usar en el caso de la hembra. Estas opciones serán valoradas teniendo en cuenta la edad y por encima de todo, la salud y el bienestar del hurón.

Apunte importante: Nunca esterilizaremos a un hurón menor de 12 meses, siendo aconsejable alargar al máximo la operación en el caso de que el hurón tolere bien sus celos. Afortunadamente hoy en día ya existen métodos para evitar castraciones quirúrgicas que puedan desencadenar a la larga enfermedades futuras.